Clases de Iniciación Musical (Niños/Adultos)

Mediante un método de formación musical no sistematizada que privilegia la producción musical activa (tocar instrumentos), se ofrecen clases de iniciación y experimentación musical a todos aquellos que deseen acercarse al universo sonoro-musical desde otra óptica.  El método está focalizado en lo lúdico-experimental, arribando a resultados estéticos musicales desde la experimentación perceptiva potenciando el carácter de la música como “juego reglado”.

Beneficios no musicales de la formación musical:

La organización sensorial, el pensamiento racional/matemático y estructural,  la sensopercepción y la integración sensorial en general se ven activadas con la actividad musical.Las clases de música  pensadas desde un enfoque musicoterapéutico, además de la formación musical  tiene en cuenta y privilegia los beneficios cognitivos, sociales y emocionales (expresivos)  funcionando como herramienta de prevención en múltiples patologías. Tanto para producir como para percibir música  necesitamos de la activación de múltiples y simultáneas funciones cognitivas (atención, memoria, discriminación, praxias, lenguaje interno ). Por lo tanto, el simple hecho de ejecutar un instrumento nos coloca en un estado de alerta donde anulamos el resto de estímulos circundantes para focalizar la atención. Existe el constructo teórico que refiere a la existencia en nuestro cerebro de una función musical específica, que activa e integra el resto de las funciones cerebrales superiores, por tanto la actividad musical es una notable estimulación cognitiva. Las presiones internas propias de los seres humanos encuentran un canal físico donde fluír, una especie de drenaje del aparato psíquico. En la antigüedad y hasta no hace mucho, todos los seres humanos formaban parte activa de algún hecho musical privado o social (rituales, cantos religiosos, bailes, fiestas en pueblos, etc.). Sin embargo, y mas alla de la accesibilidad actual a millones de canciones, la música ha pasado en el último siglo a ser objeto de consumo, utilizada para vender productos y manipular emociones, como sucede en el cine comercial y la publicidad. Las personas se han vuelto en general receptores pasivos del hecho musical y no generadores o participantes activos de actividades musicales, repercutiendo esto sin duda en la salud individual y social.

Anuncios